Inicio > Protección de Datos > El Tribunal Supremo anula el artículo 10.2.b del Real Decreto 1720/2007

El Tribunal Supremo anula el artículo 10.2.b del Real Decreto 1720/2007

Miércoles, 15 de febrero de 2012

El título de esta entrada es tan meramente descriptivo como extraordinariamente sensacionalistas son algunos titulares que hemos leído en la prensa al respecto de esta noticia. Ni se va a poder comerciar libremente con nuestros datos ni se mutila la protección de datos, como se han dicho en algunos periódicos.

Lo que ha sucedido es que el Tribunal Supremo, en una sentencia de 8 de febrero de 2012,  ha anulado el art. 10.2.b del Real Decreto 1720/2007.  Este artículo permitía el tratamiento de datos sin consentimiento de su titular en caso de que los “datos objeto de tratamiento o de cesión figuren en fuentes accesibles al público y el responsable del fichero, o el tercero a quien se comuniquen los datos, tenga un interés legítimo para su tratamiento o conocimiento, siempre que no se vulneren los derechos y libertades fundamentales del interesado“.

En primer lugar lo que tenemos que tener en cuenta es que la noticia se produjo en realidad hace unos meses, cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que este artículo era contrario a lo dispuesto en la Directiva 95/46, tal y como comentamos aquí en una entrada anterior. Por tanto, lo que ha hecho el Tribunal Supremo es lo que ya se sabía que tenía que hacer.

Por otro lado, las consecuencias prácticas son, al menos de momento, prácticamente nulas. Es cierto que no puede exigirse que los datos figuren en fuentes accesibles al público para tratar datos sin consentimiento. Sin embargo, debe realizarse en cada caso una ponderación entre el interés legítimo del responsable del tratamiento y los derechos del interesado que se ven afectados por el tratamiento de datos sin consentimiento. Si realizada esa ponderación prevalece el interés del responsable, podrán tratarse los datos sin consentimiento; si prevalecen los derechos afectados del interesado, no se podrá. Y para realizar esa ponderación, la Agencia ya dijo tras la sentencia del TJUE que se va a tener en cuenta el hecho de que figuren en fuentes accesibles al público como criterio de ponderación.

Es cierto que la anulación de este artículo deberá tener trascendencia cuando la Agencia (o los tribunales) empiece a aceptar en sus resoluciones otros criterios de ponderación que legitimen el tratamiento, pero ello está muy lejos de las afirmaciones periodísticas que hemos podido leer.

Más sobre el tema en la web de la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) y en los blogs de Gontzal Gallo, Jorge Campanillas y Jesús Pérez.

Protección de Datos

  1. Miércoles, 15 de febrero de 2012 a las 11:32 | #1

    “Las empresas que quieran tratar datos personales sin consentimiento siempre se verán limitadas a demostrar que lo hacen con un interés legítimo y sin vulnerar los derechos de los particulares”

    “El problema es que parece difícil que lo ponderen objetivamente las empresas. Al final, habrá reclamaciones y será la Justicia la que determine cada caso”, temen.

  2. Álvaro Del Hoyo
    Martes, 4 de diciembre de 2012 a las 15:52 | #2
  3. Jueves, 20 de diciembre de 2012 a las 14:38 | #3

    @Álvaro Del Hoyo
    Vaya preguntas, Álvaro :)

    En cualquier caso sirven como ejemplo claro de que estamos ante una tremenda inseguridad jurídica, puesto que hay que valorar cada caso, y hasta que no pasen resoluciones de la Agencia y sobre todo resoluciones judiciales que ayuden a ello, tomar decisiones basadas en el interés legítimo es arriesgado.

    Un saludo y muchas gracias por comentar.

  4. Ángel M.
    Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 19:05 | #4

    Buenas tardes.
    Muy interesante el artículo. La verdad es que los periódicos se lanzaron rápidamente con los titulares sensacionalistas.
    Ahora que ya ha pasado el tiempo…

    A fecha de hoy ¿ha tenido finalmente repercusión esta anulación?

    ¿Se cumplió la afirmación de que las “consecuencias prácticas son, al menos de momento, prácticamente nulas”? ¿O hubo alguna sentencia que favoreciera el uso de datos personales sin consentimiento?

    Pero es que además el artículo 6.2 LOPD sigue ahí, tal cual…

    Muchas gracias.

    Saludos.

*